Skip to main content
Article thumbnail
Location of Repository

El computacionalismo clásico y el modelo de una mente creativa en composición musical

By L. F. Oliveira and E. S. Zampronha

Abstract

En este trabajo son presentados algunos de los principales motivos responsables del éxito parcial y no generalizado del uso de la Inteligencia Artificial concebida dentro del paradigma del Cognitivismo Clásico para la generación de una mente musical creativa. Tras una breve introducción a la IA por medio de la Máquina de Turing, son introducidas cuestiones respecto al mecanicismo, funcionalismo y representaciones mentales. Después es estudiada la relación de la IA con la composición musical por medio de algoritmos, del uso de modelos musicales consolidados y sus limitaciones, del uso de reglas positivas y negativas como diferencial entre IA y humanos, de la dificultad de concebir un algoritmo que pueda crear reglas composicionales, y de la arbitrariedad implícita en la asociación entre parámetros algorítmicos y resultados sonoros. Los principales problemas detectados se refieren: 1. al enfoque no del todo correcto del dualismo semántico-sintáctico, que para ser superado debe incluir la dimensión histórico-contextual juntamente con la sintaxis. Lo que existe sumado a la sintáctica, y que no es semántico, es justamente la diferencia significativa que poseen con respecto a otras soluciones, sean del pasado o contemporáneas, determinadas soluciones obtenidas por medio de reglas negativas. 2. a la oposición entre representación y no representación. La representación en general se confunde frecuentemente con el caso particular de la representación simbólica. Sin embargo hay otros tipos de representación que son pertinentes, principalmente para la construcción del pensamiento musical, y que no son considerados. Tener en cuenta estos otros tipos de representación es importante para la superación de este debate más dogmático que pragmático entre representación y no representación. 3. a las estrategias de elección, fundamentales en el proceso de composición, que no son efectivamente realizadas por la IA. En general resultan de relaciones arbitrarias realizadas por el programador-compositor que ya traen en si valores estético-musicales. Esta arbitrariedad debería ser superada para que el propio algoritmo pueda ser él mismo un creador. El ejemplo del Roboser, mencionado en el texto, ilustra como aquello que es visto aparentemente como un compositor robot es, en realidad, un intérprete mecánico

Topics: Philosophy of Mind, Artificial Intelligence
Year: 2002
OAI identifier: oai:cogprints.org:2860

Suggested articles


To submit an update or takedown request for this paper, please submit an Update/Correction/Removal Request.