Dioselina Tibaná y la cocina de la ironía política

Abstract

Dioselina Tibaná, la cocinera del Palacio de Nariño, una mujer oriunda de Purificación, Tolima, se convierte en un personaje que trasciende el ámbito ficcional de “Quac, el noticero” para ingresar en la vida de aquellos colombianos que nos sentimos no sólo inconformes, sino ante todo “manoseados” por el quehacer político de lo que fue, en su momento, el gobierno del presidente Ernesto Samper Pizano (1994-1998). El humor político, como apuesta de “Quac, el noticero” hace su incursión a través de la ironía del discurso de Dioselina, que raya con el sarcasmo y que recrea estéticamente la crisis de representación que tiene el presidente Samper y la decadencia de un gobierno signado por el escándalo y el espectáculo de la corrupción de sus protagonistas. Dioselina, “la Fogonera mayor”, se convierte entonces en la vocera de los ciudadanos “de abajo”, a quienes encarna con toda su sensibilidad y con su singular manera de proyectar en los dramas propios de la “cocinera” del Edificio Colombia, la soledad –casi risible– de la instancia ciudadana frente a los abusos de aquellos que detentan el poder político y económico en Colombia

Similar works

Having an issue?

Is data on this page outdated, violates copyrights or anything else? Report the problem now and we will take corresponding actions after reviewing your request.